¿Por qué conducir por la izquierda? – Curiosidades sobre Inglaterra

Seguramente alguna vez en la vida te has preguntado, el por qué los ingleses conducen por la izquierda. Es algo curioso, la verdad. Todo empezó en el transcurrir de la edad media. Cuando se hacía torneos de lucha, los caballeros cogían sus lanzas con la mano derecha y atacaban por el lado derecho de su rival. Además el hecho de conducir por diferentes sentidos significaba también una separación de las clases sociales; los caballeros y la nobleza conducían por la izquierda, en cambio, el pueblo y los pobres por la derecha, en aquella época se distinguían las diferentes clases sociales.

¡Y eso no es todo! Cuando empezaron a existir los grandes carruajes para transportar la mercancía, los cocheros lanzaban el látigo y no solo alcanzaban a algunos de los pasajeros de los coches que venían por el sentido contrario, sino que incluso los mataban. La verdad que era terrible, pues a partir de aquí se llevaron a cabo soluciones.

¿Por qué muchos de los países que hoy conocemos como España, Francia, conducen por la derecha y no por la izquierda?

A partir de la Revolución Francesa en 1789, las cosas empezaron a cambiar, pues muchos aristócratas que podían estar buscados y destinados a una muerte segura empezaron a conducir por el lado derecho para que no se les observara y no se les descubrieran. En 1794 se impuso la ley de conducción por la derecha en París.

En cuanto a  Europa, todo cambión con la llegada de Napoleón. Éste al ser zurdo, impuso la regla de conducir por la derecha a todos aquellos países que logro conquistar. En cambio Inglaterra fue uno de los países que no llego a conquistar y por tanto dicho país siguió fiel a la conducción por la izquierda.

Hay muchos países que a día de hoy siguen conduciendo por la izquierda como se hacía antiguamente.

 

conducir por la izquierda

Países que conducen por el lado izquierdo (naranja) vs países que conducen por el lado derecho (verde)

Ahora que ya sabes un poco más sobre conducir por la izquierda, ¡precaución al volante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *