Brick Lane: un mercadillo en el auténtico Londres

Londres es la ciudad por excelencia de los mercados. Más de un centenar de ellos se celebran todas las semanas en la capital. En este artículo hablaremos de Brick Lane Market; este es uno de los mercados más antiguos de la capital y se ha ido adaptando a lo largo del tiempo a la demanda de su público. Si nos remontamos a su origen, comenzó siendo un mercado de fruta y verdura. A lo largo del tiempo la oferta de productos fue creciendo y hasta hace unos años el mercado y la zona donde se ubica respondían a los intereses del Londres más alternativo. En ese momento era complicado ver un turista, al contrario de lo que ocurría en otros mercados de la ciudad como el de Portobello o los mercados alojados en Canden Town. En la actualidad, el cosmopolitismo y la autenticidad del mercado han pasado a ser un reclamo turístico: son cada vez más los visitantes que programan una parada en esta zona. A pesar de ello, el mercado de Brick Lane conserva su esencia. Por ello, te animo a pasar un domingo diferente en una de las zonas más interesante de la ciudad.

Información útil

Dónde: Brick Lane, London E1 6QR, Reino Unido

Cuándo: Algunos de los mercados alojados en la zona abren diariamente, a pesar de ello el verdadero esplendor del mercado es el domingo entre las 10 y las 17.

Cómo llegar: En metro, puedes llegar a la zona desde la parada de Aldgate East con las líneas District y Hammersmith & City. Además, la parada de Overground Shoreditch High Street es la más cercana al extremo norte de la calle donde se encuentra el mercado. Por supuesto, también, puedes llegar hasta él en un gran número de autobuses.

Mi visita: algunos consejos

Ahora que sabemos dónde, cómo llegar y cuándo hacerlo, te comento como fue mi visita. Comencé por el extremo norte de Brick Lane y descendí hasta The Truman Markets, un edificio del que hablaremos en varias ocasiones a lo largo del artículo. Recorrer la calle en un día normal te llevará unos 12 minutos, pero en un día de mercado, en las horas centrales y tomándote tu tiempo para hacer parada en los puestos que creas convenientes, puede alargarse hasta más de una hora y media. Te aconsejo que seas un poco más madrugador que los demás, las 11 es la hora perfecta para llegar al mercado; todos los puestos están montados, pero no están abarrotados de gente aún. En general, los comerciantes son muy simpáticos y agradables, te ofrecerán a probar algunos de sus productos, yo tuve la oportunidad de tomar un chupito de Mulled Wine, estaba delicioso. Además, con la tranquilidad de la primera hora de la mañana, si lo deseas podrás practicar un poco tu inglés y mantener pequeñas conversaciones con ellos.

Para programar el recorrido te aconsejo que pienses en el tiempo. Si el día esta nublado, lo mejor es empezar por el norte y acabar comiendo en el mercado de Street Food de Truman Market puesto que tiene mesas resguardadas de la lluvia. Otra opción es empezar desde Aldgate East, por el sur, y comer en los puestos de street food que se encuentran en torno a la mitad del recorrido de la calle. Aunque estos no poseen mesas a disposición de sus clientes, la comida es muy suculenta.

Una vez que hayas decidido el inicio, lánzate a la aventura. Disfruta de los puestos y los artículos que ofrecen, todos los rincones esconden algo especial. La foto muestra un pequeño puesto incrustado en unos de los rincones de la calle, venden parches de todo lo que puedas imaginarte. Aunque la mayoría de los puestos ofrecen pago con tarjeta, algunos no lo hacen, por ello te recomiendo llevar algo de dinero en efectivo. No pierdas la oportunidad de llevarte el recuerdo que deseas por no ir preparado.

La visita puede ser gratuita, no tienes que pagar ninguna entrada, solamente el transporte. A propósito de esto, si eres muy ahorrador, no te importa caminar y si vas desde la zona este de la ciudad, la estación de Whitechapel se encuentra a unos 10/15 minutos andando de Brick Lane; esta pertenece a la zona dos, es decir, su tarifa es de £1.50, mientras que la siguiente parada: Aldgate East, pertenece a la zona 1 y su tarifa es de £2.40. Ahorra en el transporte si quieres, pero estírate un poco en la comida, está muy buena y es muy económica. Lo normal es que los puestos te ofrezcan dos tamaños de platos, el pequeño que rondará las 5 o 6 libras y el grande que suelen ser unas £8. Además, podrás encontrar puestos que ofrecen postres caseros deliciosos y muy económicos, en torno a las £3 libras una porción de tarta. Antes de aventurarte a comprar nada, déjate caer por los puestos y prueba las muestras que los vendedores ofrecen, comprueba si lo que vas a comer no solo te convence por la vista, sino, también, por el gusto, que es lo más importante.

En The Truman Markets (91 Brick Ln, London E1 6QR) podemos encontrar comida predominantemente asiática. Además, en el mismo edificio, en su planta baja, hay un inmenso espacio dedicado a la compraventa de ropa vintage de segunda mano. Disfruta probándote abrigos de piel a precios de risa o gafas estrafalarias. En el segundo piso del mercado suele haber un mercado de diseño con piezas de joyería únicas y magnifica porcelana entre otras muchas cosas. Merece la pena dar una vuelta, aunque los precios sean un poco más elevados.

Acabé mi visita recorriendo las calles colindantes a Brick Lane, este conjunto de calles, situadas en el barrio de Whitechapel están repletas de obras de arte urbano que cambian constantemente. Cada vez que voy, me gusta comprobar si mis favoritos se mantienen e ir en busca de nuevas obras. El East End londinense concentra obras muy sorprendentes de este arte efímero, no puedes perdértelo.

Lugares cercanos

Por último, si quieres sazonar aún más el domingo en Brick Lane, los lugares de interés más cercanos son:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *